Verano 2016: días de aireación para las viudas jóvenes

Verano 2016: días de aireación para las viudas jóvenes

Yad Eliezer organizó días de vacaciones y de recuperación de fuerzas dedicado a mujeres viudas, madres de niños pequeños.

El grupo estaba formado por unos 30 viudas. Cada una de ellas lleva la pesada carga diaria de ocuparse sola de sus niños pequeños, de su propia recuperación tras el fallecimiento de su cónyuge y de la soledad.

Un tiempo de calidad dentro una rutina imposible

Esos días de recreación fueron pensados y diseñados hasta el más mínimo detalle para el beneficio de las viudas. Para que logren liberarse un poco de sus cargas y volver con fuerzas renovadas al cuidado de sus hijos.

Fue emocionante ver a los jóvenes viudas apoyadas una sobre el hombro de la otra, haciéndose un tiempo para sentirse a sí mismas, para pensar en los niños. Para frenar por un rato la loca carrera por la supervivencia diaria que las acompaña hace meses o hace años, desde que desaparecieron sus compañeros de vida.

“Esta es la primera vez que tengo tiempo para llorar, para decir adiós”

Una de las viudas manifestó que los paseos por la naturaleza le permitieron por primera vez, procesar el duelo por su marido. Su esposo murió hace un año y desde entonces su vida se transformó en una implacable maratón de cuidado de los niños , en su necesidades físicas y emocionales. “Esta es la primera vez que me encuentro sola”, dijo la viuda, “con tiempo para llorar libremente, con tiempo para decir adiós”.

Se puede iniciar una nueva vida?

Otra mujer viuda sacó de su bolso un viejo kit de maquillaje y dijo que en los últimos años, no encontró tiempo para pensar en minucias como éstas . “No tengo para quién maquillarme, ni tuve tiempo de hacerlo en mi carrera sin fin de niños- trabajo -niños “. De pronto brotó como un sueño la idea que una nueva vida puede comenzar.

La experiencia de la soledad, juntas

Una soledad existencial acompaña cada momento de sus vidas. El grupo de “Beyajad” (Juntas), es un grupo de apoyo y respaldo . Un lugar donde su puede compartir la soledad sabiendo que te entienden. Un lugar donde cabe el humor y el humor negro. Un lugar donde se puede llorar sin necesidad de justificarse. El “Beyajad” (juntas) del grupo es una experiencia única , y proporciona fuerzas para muchas viudas .

Saborear el momento

El Rav Wissel , director general de Yad Eliezer, se asegura de entregar un álbum de fotos a cada una de las mujeres viudas. Los paisajes naturales ,las compañeras del grupo, momentos de luz y de vida . Momentos dulces que permitirán enfrentar con renovadas fuerzas la lucha de cada día, y proporcionarán un espacio para soñar con un futuro mejor .

Ayude a viudas