Pesaj – Kimja Depisja

El Fondo “Kimja Depisja”, activado por Yad Eliezer, colecta fondos para repartir entre muchísimas familias brindándoles alegría antes de Pesaj y una leve sensación de libertad. Es ahora el momento para asociarse a este emprendimiento de Yad Eliezer a través de vuestra generosa colaboración. Y de esa manera, evitar que el “pan pobre” sea el pan de todo el año.

Pesaj

Antes de la festividad de Pesaj, días en que festejamos la fiesta de la libertad, se limpia la casa de manera profunda y radical para evitar todo vestigio de Jametz (harina fermentada). En muchas casas, no hay necesidad de esforzarse demasiado en la limpieza ya que las migajas fueron recogidas hace tiempo y nunca hubo comida desparramada por doquier.

En estos días en que los gastos son tan grandes e indispensables, no tiene límite el grado de importancia fundamental en apoyar económicamente a muchas y valiosas familias.

Para muchos, los gastos de consumos antes de Pesaj son un peso imposible de llevar: Matzot, vino, carne para las comidas festivas, paralelamente equiparse para el verano que se acerca con vestimentas y zapatos acorde a la estación. Obviamente sin olvidar la manutención constante de la casa… familias que a duras penas logran sobrevivir cada día, estos gastos les deparan una crisis económica muy grande en esa época del año.

La importancia de sentir, aunque fuera una sola vez, la sensación de libertad, de poder comer una comida festiva junto a toda la familia, disfrutar de alimentos especiales y tradicionales de la festividad- son derechos que se merece cada uno de nosotros. Es nuestro deber, permitir que todos los integrantes del Pueblo de Israel disfruten de la festividad de Pesaj como corresponde y como dice la Ley de la Torá.

Yad Eliezer activa antes de Pesaj un complejo y amplio proyecto de distribución de alimentos en un margen y grado mucho mayor, canalizado a miles de familias. Paralelamente, Yad Eliezer se moviliza para conseguir subsidios y rebajas en los precios de los productos básicos como ser frutas y verduras, carne, pollo, huevos, vino y Matzot para las familias que viven en alarmantes situaciones económicas.

No podemos dejarlos caer justamente por consecuencia de la festividad de la fe y la redención, libertad y fin de la esclavitud. No podemos permitir que la gente caiga en pozos depresivos ni se colmen de angustia u opresión. Es nuestro deber preocuparnos por ellos ahora, justamente en estos días previos a Pesaj, y justamente a través de Yad Eliezer quien maximiza el potencial de cada donación en favor del beneficiado.

Es nuestro deber preocuparnos por ellos ahora, justamente en estos días previos a Pesaj, y justamente a través de Yad Eliezer quien maximiza el potencial de cada donación en favor del beneficiado.