Adopción de un casamiento

Asombroso y emotivo. Familias bien consolidadas, piensan en el día de su propia fiesta, en alguna novia carenciada y la adoptan en el día de su casamiento. La novia de la familia donante, se encaminará feliz hacia su Jupá sabiendo que en su mérito, otra novia llegará también a su propia Jupá, con una sonrisa de alivio.

“Soy única hija de mis padres. Desde muy pequeña aprendí a desempeñarme y ocuparme de mis necesidades, sola. Mis padres no están en condiciones de ocuparse de sí mismos, por lo que obviamente, nunca lo hicieron por mí. Yo trabajo y vivo estrechamente con lo que tengo. Hace dos semanas me comprometí, y no sé si es correcto, pero sueño con un casamiento estándar. Como el de todos. Un día, el día más especial de mi vida, quiero sentirme que tengo valor, como cualquier otra, y puedo tener una fiesta linda y respetuosa. Quizás estoy exagerando con mis sueños, o no. Quizás ustedes pueden ayudarme a hacerlo realidad”.

Esta es una de las decenas de solicitudes que nos llegan cada mes. Es un vivo ejemplo de una novia que proviene de un nivel socio-económico muy bajo y desea comenzar una nueva vida, más normal. Construir junto a su príncipe un hogar normativo. Intentar saltar los pozos de la pobreza, angustia y carencias.

La iniciativa: salones de casamientos sociales

Desde sus comienzos, Yad Eliezer asiste a las parejas ante el día de su casamiento. Con el tiempo, como en todos los rubros en los que Yad Eliezer interviene, se buscó una respuesta más amplia y efectiva, que logre cambiar las reglas del juego y responda de la máxima y mejor manera al dinero donado. Y se encontró la solución: la inauguración de salones de fiestas, en la zona céntrica de Jerusalem. Los mismos están al mando y orden de la entidad, tal que se pueda ofrecer a las parejas carenciadas la posibilidad de realizar honorables fiestas de casamiento a precios mínimos y resultados máximos.

Dichos salones permiten realizar respetables eventos sin sentirse etiquetados como “Salón para carenciados”, a precio del costo e increíblemente económico. Paralelamente, con el propósito de abaratar más aun los costos de las familias carenciadas, y también para disimular los eventos subvencionados, dos veces por semana, los salones son alquilados a familias que no precisan asistencia alguna, y al precio convencional del mercado. De tal modo, nadie puede saber cuál de los casamientos son subvencionados y cual no. La capacidad de los salones es estándar para todos. Respetable pero no exhibicionista.

Existe una enorme demanda de los salones, en los ocho años de su existencia, debido a lo significativamente económico de su precio. Esto condujo a Yad Eliezer a instaurar –a fines del año 2.014- un par de salones nuevos en el centro del país. Al igual que los salones de Jerusalem, estos están equipados y decorados con excelente buen gusto y se realizan allí hermosas fiestas de gran nivel.

Adopción de una novia

Aun un salón de fiestas a precio de costo, no es algo que todas las parejas pueden permitirse. Hay quienes necesitan aún más. Aquí entra en acción el emotivo proyecto social: “Adopta una novia”, donde una familia que casa a sus hijos, adoptan, y se toman a su cargo otra fiesta, esa misma noche.

A través de una donación que cubre directamente los costos del evento, la familia donante tiene el mérito de casar dos novias la misma noche: la propia hija y la adoptada. Una novia carenciada. Hoy en día, la mayoría de los casamientos que pasan por Yad Eliezer, son subvencionados de esta manera. Este proyecto cuenta con un éxito formidable, ya que las parejas que se casan así, reciben el aporte total o parcial de todo el casamiento, y de ese modo, pueden encauzar el pequeño presupuesto con el que cuentan, para la compra de las necesidades básicas en la construcción de su nuevo hogar.

Con la apertura de los salones en la zona centro del país, se duplicó la cantidad de beneficiados de este proyecto. Más y más parejas acuden a Yad Eliezer con el corazón latente y preguntan: “¿Hay algún donante? ¿Podremos realizar nuestro casamiento normalmente, sin avergonzarnos delante de amigos e invitados?”.

Yad Eliezer te espera. Una novia desde su casa te espera. En tu mérito ellos pueden recibir una respuesta positiva. Por el mérito de tu donación otra novia se encaminará hacia su Jupá feliz, teniendo la posibilidad de comenzar de cero una nueva vida compartida. Está en tus posibilidades cubrir total o parcialmente los gastos de la boda, o incluso donar una suma simbólica a favor de una pareja carenciada que se casa la misma noche que tus hijos.

Es un mérito para ti, ser parte de este magnífico emprendimiento.