Adopción de un Bar Mitzvá

Muchas familias se enfrentan a la lucha de supervivencia diaria, pero les es imposible enfrentarse a gastos extraordinarios, aunque fueran por cuestiones alegres. Incluso una pequeña fiesta de Bar Mitzvá puede desequilibrar totalmente la quebradiza economía del hogar. Yad Eliezer está presente también en los momentos alegres de la familia para apoyarlos y ayudarlos a continuar sin caer ante los difíciles obstáculos económicos.

Apenas con sus 13 años y ya es un “hombrecito”. Espera ansioso y emocionado el gran día, pero el corazón de sus padres esta angustiado, por no decir oprimido.

Ellos también se encuentran emocionados, junto a los hermanos y hermanas del niño, cuentan los días que faltan. Pero la situación económica, que de por si no es buena, no les permite al sentimiento de la verdadera alegría florecer y extenderse.

El evento de un Bar Mitzvá, aunque modesto y sencillo, es una meta casi imposible cuando apenas el dinero alcanza para lo mínimo indispensable. El Tfilín, la Seudat Mitzvá (banquete en honor a la Mitzvá), ropa presentable para los padres, los hermanos y obviamente el “novio”, son presupuestos que se deberán tomar de otros gastos.

El problema es que ¡no hay gastos que se puedan evitar! Entonces, aparece el pensamiento que tratan de evitar: ¿quizás sería correcto no hacer una fiesta en nuestras condiciones? Quizás solo invitar unos cuantos amigos a casa. Así podríamos ahorrar los gastos del evento y también la compra de ropa más presentable para todos…

Solidaridad

Yad Eliezer ¡no permitirá que esto ocurra! Junto a los padres, ayudará al niño a no sentirse menospreciado por su nivel económico tan bajo. Y podrá llegar a SU gran día con el corazón tranquilo y disfrutar de la importancia del momento. Sin una lágrima oculta, sin penas en el corazón. No hay quien no recuerde su propio Bar Mitzvá, aun cuando hayan pasado ya decenas de años. Ese gran día acompaña al hombre durante toda su vida y lo alumbra.

Este niño te espera. Te necesita. Quizás podríamos decir que su futuro está en tus manos. Es tu oportunidad de otorgarle la oportunidad de comenzar su juventud sin traumas ni heridas emocionales.

Yad Eliezer hace todo lo posible por aprovechar al máximo el dinero donado. La organización y planificación del evento a través de Yad Eliezer, resulta un ahorro de un 30% en los costos generales. Transferir una donación para la adopción de un Bar Mitzvá significa que vuestro dinero cumplirá totalmente su cometido.

Es un mérito para ti, ser parte de este magnífico emprendimiento.