¿Porqué ella no sonríe?

¿Porqué ella no sonríe?

Una frágil joven de unos 19 años de edad, se presentó delate de Milka, en las oficinas de Yad Eliezer. Su boca tiesa, ni el esbozo siquiera de una sonrisa. Cuando comenzó a hablar, Milka comprendió porqué no sonreía.

La muchacha solo comenzó a hablar y Milka se percató de que sus dientes delanteros se movían en forma sorprendente.  Unos dientes bastante anómalos para una joven de esa edad, ¿no? Sería más apropiado para una niña de primer grado que está cambiando los dientes de leche, o para una señora bien entrada en años.

Pero Milka ya no es tan ignorante. La enorme cantidad de personas que pasan por su escritorio todos los meses, le enseñaron las consecuencias de la desnutrición. Carencia de proteínas, carencia de calcio… el cuerpo no puede funcionar así. ¡La joven está en peligro de quedar sin dientes, por desnutrición!

Yad Eliezer subsidia a la familia de esta muchacha, ya hace tres años, a través de canastos de productos alimenticios. Quizás, si la asistencia hubiera llegado antes, la situación catastrófica de su dentadura, se hubiera evitado.

La joven le contó a Milka que decidió tomar por cuenta propia, un turno con el odontólogo. Es demasiado joven como para andar por la vida sin dientes. «El presupuesto que me pasó es de casi cuarenta mil shkalim. El dentista vio mi enorme susto entonces me ofreció pagarlo en cómodas cuotas… me dio gracia, porque yo sabía que ni siquiera le comentaría esto a mi mamá. No existe ninguna posibilidad que consigamos esa suma de dinero…»

Así como gran cantidad de personas que sufren de graves problemas dentales, desde una caries dolorosa y molesta, hasta una dentadura que necesita refacción total, también ella fue derivada a los consultorios dentales de Yad Eliezer.

Nuestros consultorios ofrecen tratamientos dentales a precio de costo, realizados por profesionales de primer nivel. Con amabilidad, con respeto, ellos salvan a miles de personas de problemas de salud, de desesperanza y de vergüenza.

Los odontólogos suelen decir que no hay nada mejor que la dentadura para expresar la verdadera historia de cada persona. Es cierto. Nuestros dentistas se han topado muchas veces con dientes que debieron ser extirpados por la simple imposibilidad de enfrentar el pago del tratamiento, o con dientes que se deshacen solos por falta de nutrición.

Está en nuestras manos revertir esta situación.

¡Aporten ya!