Modestos regalos: el conmovedor relato de cientos de huérfanos

Modestos regalos: el conmovedor relato de cientos de huérfanos

El escenario: aeropuerto de Tel Aviv. Un activista de “Yad Eliezer” que se ocupa de recaudar fondos a favor de los huérfanos y viudas, desciende agotado del avión. El trabajo de recaudar fondos no es nada fácil.

Recaudar fondos implica una fatigante labor de varios días atareados en Israel y en el exterior. Implica incesantes ruegos a Di-s para que coloque las palabras indicadas en la boca y así se abran los corazones y bolsillos de los oyentes. Implica un afanoso deseo por la continuidad de una organización como lo es “Yad Eliezer”, que pueda seguir luchando y salvando las vidas de decenas de miles de personas por año.

¿Qué lleva el representante de “Yad Eliezer”?

El activista de “Yad Eliezer” regresa tras una semana llena de actividad en casas de bondadosos filántropos en la diáspora. Su esposa sale al aeropuerto a recibirlo.

Ahí desciende del avión. Aguarda a recibir sus maletas y extrae de la cinta tres enormes bultos. “¿Qué carga allí?”, se pregunta su esposa, dudando si la carga que lleva su marido, la carga de decenas de huérfanos y viudas que dependen de él, no es capaz de vencer los hombros de cualquier persona.

Pequeños regalos

Más tarde, ya más relajado en casa, se abren los bultos traídos del exterior. Un pequeño paquete con zapatos para un niño de diez años que quedó huérfano antes de nacer. Una caja de condimentos para una viuda cuyo segundo amor siempre fue la cocina. Alimentos libres de gluten para una joven huérfana. Un juego de cama para una huérfana que se casa mañana por la noche… Aquella huérfana que contó cómo su preocupación por ella excede la preocupación de un padre biológico.

Amor verdadero

Cientos de huérfanos son ayudados año tras año por “Yad Eliezer”. El Pueblo de Israel se arma de valor y contribuye con toda su fuerza y dinero, preocupándose por el bienestar fundamental de huérfanos y viudas. “Yad Eliezer” actúa como fiel representante para transferirles un apoyo mensual y fijo, directamente a la cuenta bancaria de las viudas, con agregados para las fiestas y ayuda adicional en momentos de alegría o crisis.

Y también están los pequeños regalos. Pequeñas muestras de empatía y atención personal, calidez y verdadero interés. Nosotros viajaremos por ellos hasta el otro extremo del mundo. Escogeremos para ellos el regalo más acertado y anhelado. Hay alguien que se interesa por ellos. Alguien a quien le importa de verdad.

Ayuden ahora 🙂