La “Operación Invierno” continúa: 5.000 frazadas, 120 estufas

La “Operación Invierno” continúa: 5.000 frazadas, 120 estufas

Cálidos recuerdos del invierno

Para nosotros, un buen abrigo, una  gruesa frazada o una habitación calefaccionada, es lo mínimo indispensable por lo que debemos velar para que no falte en ningún hogar. A veces, esa falta puede llegar a provocar un verdadero  peligro de vida.

¿Cómo logra mantenerse sano un niño pequeño, frente al crudo invierno que se aproxima, sin un buen abrigo o una gruesa frazada para cubrirse? Muchos niños llevarán el cálido recuerdo de una leche chocolatada caliente en un hogar calefaccionado, mirando la tormenta que silba y la fuerte lluvia, desde la ventana. ¿Y cuál serán los recuerdos de los niños carenciados de Israel?

Nosotros- en Yad Eliezer- creemos que todos los niños deben guardar cálidos recuerdos del invierno. Creemos que la salud de la gente carenciada de recursos, no debe depender del clima. Queremos asegurarnos que no exista ningún niño que vaya a dormir a una cama fría o se despierte por la mañana congelado. Que no exista ningún adulto que enfermó por el simple hecho de no lograr mantener su cuerpo lo suficientemente caliente.

Una distribución destinada puntualmente a las familias más necesitadas

En las últimas semanas hemos distribuido entre nuestros beneficiados, 120 estufas y 5.000 frazadas. Las estufas se repartieron primordialmente en Yerushalaim, mientras que las frazadas fueron distribuidas por todos el país.

La línea de prioridad es canalizada hacia las familias más carenciadas de entre nuestros beneficiados. Nos referimos a gente que no logran mantener cálidos sus hogares y es común que duerman dos niños acurrucados unos con otros en una misma cama compartiendo una vieja frazada.

Ésta semana recibimos muchos “saludos” de gente de todo el país. Padres y madres agradecidos que nos cuentan que sus hijos fueron a dormir arropados con una gruesa frazada por primera vez en tanto tiempo…

¿Cuál es el plan para “calentar” el invierno que se viene?

Se encargarán otras 5.000 frazadas en el momento en que logremos recaudar el dinero necesario. Nuestra experiencia nos enseñó lo significante que resulta para las familias recibir frazadas, abrigos o estufas apenas comenzado el invierno. Eso les ahorra semanas de vergüenza, ansiedad, impotencia y hasta enfermedades gripales.