Israel 2013: situación actual según publicaciones de la Oficina Central de Estadísticas

La Oficina Central de Estadísticas publicó ayer sus conclusiones. Los datos expresan la situación económica de las capas de bajos recursos en Israel. ¿Hacia dónde se va el dinero? ¿Cuál es la brecha que separa entre los pobres y los ricos, en Israel? ¿Y en qué difiere el año 2013 de los años anteriores?

Israel 2013: situación actual según publicaciones de la Oficina Central de Estadísticas

Los datos confirmados por la Oficina Central de Estadísticas muestran un análisis realizado entre más de 9.500 hogares en Israel. Clasificaron a la población según sus ganancias, y aprendieron más acerca de las diferencias entre los grupos, y sobre las entradas y gastos de cada uno de los niveles sociales.

En el año 2013 se notó una inclinación positiva del índice Gini- de la falta de equilibrio. Lo que significa un pequeño acercamiento entre los niveles ricos y pobres de Israel. A pesar de ese acercamiento, la situación en Israel, es aún muy mala, en relación a los países de la OECD. Esto se ve expresado en el alto porcentaje  de pobres en situaciones graves, proporcionalmente hablando.

Los gastos generales de los hogares pobres en Israel son tan solo el 40% de los gastos de las familias ricas. Aparentemente, los ciudadanos pobres de Israel viven acorde a sus magros ingresos, por lo que sus gastos son muy bajos conforme a sus posibilidades.

El monto de los gastos de la familia estándar casi no subió en el 2013, más la distribución de los mismos cambió sobremanera. Más y más dinero del total de los ingresos es canalizado en necesidades básicas como alimentos, viáticos y salud. Más de un cuarto del total de los gastos de los dos niveles más bajos (26.9%) se concentra en alimentos, vestimenta y calzado; comparado con el 16.8% de los gastos de consumo en los dos niveles más altos.

El ministro de economía promete que bajarán los precios de los productos de necesidad básica como ser alimentos, luz y agua. Pero, hasta que la reforma sea una realidad, ustedes son necesarios aquí.

Adhiéranse a nosotros y ayuden a las familias de muy bajo poder adquisitivo  abonando alimentos, impuestos de servicios impagos, o gastos médicos, y serán partícipes del esfuerzo por erradicar la pobreza y la enorme diferencia entre los distintos niveles económicos.