Un pequeño niño pide disculpas a Yad Eliezer

Un pequeño niño pide disculpas a Yad Eliezer

Esta es la historia de un pequeño niño voluntario en Yad Eliezer. Él nos escribió una cartita esta semana y nos dejó boquiabiertos.

Como uds. saben, hay miles de niños que activan como voluntarios en el proyecto de canastas familiares. Ellos van golpeando la puerta de todos los vecinos del edificio y piden la donación de algún producto para agregar a la canasta familiar que se entregará a las familias carenciadas. Un camión de Yad Eliezer recoge todos los productos una vez por semana y los entrega en el centro logístico. Allí se acumulan enormes áreas llenas de fideos, latas de conservas, jabón y demás productos de primera necesidad que son donados por buena gente.

Ésta semana un niño se olvidó de solicitar la colaboración de sus vecinos y por la noche se sintió desesperado de angustia. ¿Qué recibirán los pobres ésta semana si no he cumplido con mi deber…?

Entonces, pidió a sus padres que colaboren esta vez, un poco más de lo corriente y nos envió una bolsita con esta nota dentro:

«Para mis queridos de Yad Eliezer:

Lamento por la cantidad mínima de productos que envío – es que nos olvidamos totalmente de recolectar entre los vecinos y me acordé muy tarde de noche.

No tuve más remedio que llevar productos de mi casa….

¡Que sigan siempre haciendo muchas mitzvot!

Y espero que me comprendan…»

Nosotros nos emocionamos hasta las lágrimas.

Si ustedes pueden sentir esto, y quieren formar parte de este proyecto, ¡por favor colaboren con las canastas familiares!