Caridad para las fiestas

Caridad para las fiestas

¿Quiénes serán nuestros beneficiados en las fiestas de Tishrei 5.776?

El reparto de dinero para las fiestas es uno de los proyectos centrales de Yad Eliezer. Cada año, uno o dos meses antes de las festividades de Año Nuevo, comenzamos a oír la tensión y la angustia en las voces de nuestros beneficiados: ¿Cuándo podemos saber si recibiremos subsidios? ¿Podrán ayudarnos este año también? ¿Cómo se verá nuestra mesa en la fiesta?

El caudal de gente que solicita asistencia es totalmente heterogéneo, pero el común denominador entre todos, es la impotencia. La simple y cruda realidad  que si no reciben ayuda, sus mesas estarán vacías en Rosh Hashaná, los angustia y avergüenza.

¡Las mellizas vienen a casa para las fiestas!

Se presentó en nuestras oficinas un hombre alto, que la vida marcó su rostro con sufrimiento. Vive solo, se arregla con lo que hay. Sus hijas mellizas de 14 años viven en un colegio con internado. En Rosh Hashaná vuelven a casa. Él desea que los armarios de la cocina no las reciban tan vacíos, sueña con una mesa de fiesta con comida, alegría y calor de hogar, como en otros tiempos. ¿Podremos ayudarlo?

No lo comenté con mi marido… ¿podremos recibir ayuda para las fiestas?

Una mujer con acento extranjero se comunicó por teléfono con la oficina. ¿Hay posibilidad de recibir ayuda para las fiestas? Ella y su marido se radicaron en Israel, solos. Trabajan duro y crían a sus hijos sin ningún tipo de apoyo. Las festividades que se aproximan son una amenaza económica imposible de enfrentar. Si no reciben algún tipo de subsidio, su hogar estará vacío y triste en las fiestas. –”Ven a nuestras oficinas”- le aconseja Milca- “llenarás unos formularios de solicitud y ojalá podamos ayudarte”. La mujer se cohíbe. –”Me da vergüenza. No quiero que me vean pidiendo ayuda. En realidad, ni siquiera le conté a mi marido sobre éste llamado. Todo esto es tan duro para él…”

Hoy por hoy: el presupuesto 5776 es igual al de 5775

Hasta el momento, el presupuesto con el que contamos este año es igual al del año pasado. En el año que termina hubo muchos cambios en el público de nuestros beneficiados. Muchos de ellos lograron salir del círculo de la pobreza y éste año no precisan de nuestra asistencia constante. Pero, paralela y lamentablemente, muchas familias nuevas cayeron en el pozo de la miseria, la carencia y la angustia.

El significado: no podremos aceptar nuevas solicitudes

Siendo el presupuesto de éste año igual al anterior, denota que nos será imposible aceptar nuevas solicitudes de asistencia que llegan constantemente. “El Pueblo de Israel ayudará”- afirma Milca- “Estoy segura de que los próximos días, traerán buenas noticias para más y más familias carenciadas”. Tenemos fe que pronto, con el Año Nuevo ya muy cerca, se sumarán las donaciones y los aportes de todos, para que logremos brindar asistencia a más personas necesitadas.

Cuanto más temprano recibamos vuestra contribución, podremos distribuirlo en la brevedad y ahorrar a tanta gente horas y días de angustia y desesperanza. ¡Ayúdenos a no rechazar ningún pedido!

 

¡Aporten ya!